lunes, 5 de mayo de 2008

La medicina lucrativa

Siempre he tenido un elevado respeto por la difícil profesión de médico. Como todos sabemos, la medicina es una actividad que la hace diferente al resto por la propia naturaleza de su misión. La salud de las personas es tan sumamente importante que convierte a los médicos en unos trabajadores diferentes al resto. Pero como en cualquier profesión, los hay buenos y malos profesionales. Las negligencias son la parte más negativa pero hay otros aspectos iguales o peores: la codicia y el enriquecimiento a costa del engaño en algo tan delicado como la salud de los pacientes.




Tengo la suerte de tener como amigos a varios médicos. Algunos trabajan en la medicina privada y otros en la pública. Gracias a ellos he podido saber cómo se las gastan algunos de sus colegas de profesión. Para muestra tres botones de lo que sucede en Osakidetza (sanidad pública vasca):

- En el ámbito privado, es habitual que cuando acudimos a un especialista, éste nos derive a otro para hacernos alguna prueba o para complementar el diagnóstico a emitir. Dependiendo de nuestro seguro médico cada vez que utilizamos un volante, el médico cobra por cada paciente que pasa consulta. Hasta ahí todo normal.
Lo fraudulento se da cuando médicos jetas de bata blanca de diferentes especialidades están compinchados entre sí, y se mandan unos a otros los pacientes aún sabiendo que no es necesario. Además le dirán a ud: "para que se quede tranquilo le vamos a hacer esta prueba y esta otra". Estos sinvergüenzas lo llevan realizando durante mucho tiempo y no son ni uno ni dos, sino muchos más.

- Una de las principales críticas que se realizan al sistema público sanitario vasco es que en los últimos años apenas se han hecho inversiones para modernizar instalaciones, quirófanos, aparatos y tecnología necesaria para abordar las exigencias que demanda un servicio de calidad. Como consecuencia de ello, en ciertas especialidades es sintomático la falta de medios de que dispone la medicina pública, por lo que está obligada a derivar esos servicios a la privada.
Pero qué pasa cuando el dirigente político, encargado precisamente de la sanidad, es a su vez uno de los propietarios (no crean que es propietario de tapadillo, figura con sus nombres y apellidos, con un par) de centros privados que se nutren concretamente de esa carencia? Pues pasa que suena, o más bien, huele muy mal. Porque si el responsable político de que se aumente la inversión en una de las áreas más precarias como es la rehabilitación (en cualquiera de sus facetas) no lo hace, y una empresa de su propiedad es la beneficiaria, cualquiera puede entender la relación causa-efecto entre esa medida y el resultado de la misma.

- El ejemplo más cruel lo he dejado para el final. A mi también me costó creerlo pero es un ejemplo real. Y es el que existen mercenarios de una calaña tal que sabiendo que un enfermo no tiene ya remedio y que no existe ninguna posibilidad de que pueda salvarse, omitiendo esto último le aconsejan a él o a sus familiares para que agote una última oportunidad. Esta no es otra que una operación cuyo precio suele ser elevado. En el caso que yo conozco el importe ascendió a 6000€. Eso sí, una vez llegado el fatal desenlace dirían los caraduras sin escrúpulos: "había que intentarlo de todas las formas posibles".

En este mundo en el que todo está hecho desde la óptica del negocio, creía que la medicina
estaba, iluso de mí, un poco al margen. Ya conocía que existía la curativa pero cada día hay más evidencias de que la lucrativa va captando más adeptos.

8 comentarios:

ROBERTO MOSO dijo...

Hostias, ahora entiendo porqué a ciertos "medicos" no les gusta nada la prensa. Bien, eso se llama volver con fuerza. Noto al cerdito sonreir.

Bruno Pekín dijo...

Verdades como puños, Conde. La zona oscura y mercantil de la medicina es sucia y criminal como pocas. La cuestión es ¿qué hacer?. Tal vez el CCC debería pasar a la acción. ¿A quién se le ocurre algo?

Arantza Sinobas dijo...

Y te quedas corto amigo Conde!!!!
Yo me he topado personalmente con mucho chulito inútil que además nunca se sentirá amenazado porque el cierre de filas entre esa élite es total y aunque les mates a denuncias, nunca pasa nada. Jamás una alimaña atacará a otra de su misma especie. Todas se conocen entre ellas...

Yo añadiría a este "grupetto" tan exclusivo y tan por encima del resto de los humanos,a otro de sus colaboradores más directo: los laboratorios farmaceúticos.
Ja! Esos sí que saben lo que es jugar con la salud del personal para forrarse a miles de billones de dólares o euros o lo que sea, que todo vale y en todas las casas cuecen habas!!!!
Y qué hacer, Bruno? Por lo pronto, dejar de tratarles como si fueran putos dioses y quejarse ante y de ellos y denunciarles...
Y no reirles las gracias cuando las cuentan en las cenas de amigos.

El Conde de MonteCristo dijo...

En todas las profesiones hay gente que va de que lo sabe todo, pero especialmente en la medicina hay muchos que aparentan ser doctores "honoris causa" y son unos incompetentes.

Eso es lo que hay que hacer, no tratarles como si fueran seres intocables, y cuando metan la pata denuncia al canto. Y a los que se lucran de forma indecente tres cuartos de lo mismo. Que hay mucho "sheriff" de Coslada por todas partes.

Arantza Sinobas dijo...

Sí Conde, tiene usted mucha razón pero es que encima éstos van de "glamoureux"...Lo peor!
Y sigo insistiendo: Volvamos nuestra mirada hacia los LABORATORIOS FARMACEUTICOS!!!! Que no se vayan de rositas, que las están liando pardas!!
Algo se apuntó en la película de Fernando Meirelles, galardonada con 4 Oscars (entre ellos el de Alberto Iglesias, ese gran compositor guipuzcoano, como no)"El Jardinero Fiel" con Ralph Fiennes y Rachel Weisz, basada en una novela de John LeCarré del 2001.
Por ahí van los tiros, por ahí...
Merecido Oscar al guionista sobre todo por poner el dedo en la llaga.

El Conde de MonteCristo dijo...

Eso es, van con sus cochazos y se pasean por nuestras calles como hombres de una profesión respetable que no respetan. Forraos y con altivez oyendo a sus espaldas que dicen con admiración que fulanito es médico de tal sitio.

No he visto la peli pero lo de los laboratorios los tiros me imagino que van al negocio que hacen en países subdesarrollados. O en su defecto, el no elaborar medicamentos porque no les resulta rentable. O el envío por ejemplo de los kits anti-VHI en Africa debe ser escandaloso. Algo básico lo racanean en función de su negocio.

Anónimo dijo...

Hola Conde , navegando he tropecé gratamente con tu blog, buscaba información sobre un sin vergüenza con titulo de medico en contubernio con abogados de prestigio como se autodenominan, sabias que si denuncias a un medico por negligencia necesitas un abogado y este un medico que presente un informe sobre el compañero que cometió la negligencia, pues bien de entrada si un medico tiene que hacer un informe en un accidente de trafico por ejemplo suele fijar sus honorarios con asistencia a juicio en unos 300€, ahora bien si se trata de un informe por negligencia medica o atropello medico sus honorarios son 3000€ mínimo y ya te indico que el informe no sirve para nada, como siempre barriendo para casa, pero es que además cuidadin con los abogados que se casan profesionalmente con este tipo de médicos , esos cuya vocación es lucrarse a toda costa y lo de la medicina es solo un medio y los pacientes un mal necesario para su fin, realmente son una elite de intocables, y olvídate de la Administración de Justicia, van todos a las mismas cenas celebraciones y congresos, se dan premios entre ellos y se enaltecen sin cesar , su ego no tiene limites. Realmente están convencidos de que son Dioses y así tratan a los simples mortales. Por supuesto nada que decir para aquellos médicos con vocación que trabajan con lealtad para con sus semejantes sabedores que estos dejan en sus manos, su bien mas preciado su salud, su vida, todo mi respeto para ellos.

Vivimos en un País de elites y corporativismo a ultranza.

El Conde de MonteCristo dijo...

Como dices Anónimo entre todos se tapan sus vergüenzas por si acaso en un futro tienen que devolverles el favor.
Tengo amigos médicos que son mi fuente de revelaciones que me ponen los pelos de punta. Cuánto sinvergüenza anda suelto jugando con la salud de las personas.
Espero que tengas suerte en ese contencioso.

saludos