jueves, 24 de julio de 2008

Papillón, Edmundo Dantés y yo

Leo en las noticias que se va a rodar "Papillon" en Canarias. Han surgido también voces mostrando escepticismo y reticencias respecto al proyecto. No es la primera vez de todas formas (ver trailer de 1973) que se llevaría al cine el libro, si finalmente es así, de Henri Charrière, un preso francés condenado a trabajos forzados en la Guayana francesa por un crímen que parece que no cometió y sus posteriores intentos de fuga.
Desde que la vi por televisión cuando era pequeño es una historia que siempre me ha atraído. Además, la interpretación de Steve McQueen, uno de mis actores favoritos, la hace aún más interesante. Secundado perfectamente por un irreconocible Dustin Hoffman.


Años más tarde me compré el libro y supe de todos los detalles de la particular aventura del reo del tatuaje de mariposa (en francés Papillon) en el pecho.

Algunos han cuestionado la veracidad de la autobiografía pero independientemente de ello su lectura es muy recomendable.

Esperemos a ver el resultado de este remake porque el listón que puso un actor tan carismático como Steve McQueen fue alto.

Una última petición a los lectores del blog y en especial a algún psicólogo si lo hay (a ser posible de la más baja estofa y peor cualificación posible).
Visto que ambas vidas tienen similitudes:
¿qué significado tiene mi interés por este tipo de historias como la del Conde de Montecristo y la de Papillon?
El cumplir años me ha hecho acumular un buen número de candidatos para una posible venganza, pero cuando era un crío, ¿de quién coño me quería vengar yo?
Si alguien tiene una respuesta lo más científicamente descabellada que me la haga saber s’il vous plaît.

4 comentarios:

Joseba Lafuente dijo...

Hola señor Conde. Creo que desde Gigante, en el que James Dean le birla (guión saltado una vez más) totalmente el protagonismo a Rock hudson (k era el principal) no he visto nunca a un secundario acaparar tanto protagonismo con menos planos como a Steve McQueen en Evasión o victoria. Sin duda que el tipo era muy buen actor.

saludos

El Conde de MonteCristo dijo...

Evasión o victoria siempre me ha encantado y que nunca me he cansado verla. Una gran película y que como bien dices Joseba, el amigo Steve McQueen se lleva el protagonismo. Actor carismático, de una generación de actores que me temo que ya no existen.

Julián dijo...

A mi muy estimado señor Conde;

No le escribe un psicólogo, pero si un filosofastro de la más baja estofa y peor cualificación que ha sido posible encontrar. Su interés por este tipo de personaje es normal y completamente sana. No se trata exactamente de referentes directos, como lo pudo ser, quizás en su niñez, el padre de usted; sino héroes tal cual suena, personajes que libran batallas en su imaginario íntimo y personal. Ámbas cosas, creo, son necesarias para vivir de una forma digna y merecedora, unos referentes reales, modelos a seguir, que van desapareciendo con la edad a la vez que la persona va alcanzando la autonomía y se fragua su personalidad; y unos personajes que, si la persona en concreto no es excesivamente aburrida o poco interesante, deberá conservar en el subconsciente (a veces muy conscientemente: son los llamados ''frikis'') desde la niñez hasta el final de sus días. En su caso, señor conde, puede que sean los personajes que, víctimas del aplastante sinsentido de las execrables acciones de otras personas con mejor suerte, no se resignan a su papel de víctimas y sueñan con hacer justicia, su justicia, y a veces lo consiguen. El triunfo de la persona, el héroe soñador, solitario, con un corazón grande siempre, con alas... Y si no es triunfo, al menos la lucha por la causa perdida desde el héroe solitario.

Personálmente me encanta usted señor Conde, ha sido uno de los personajes de mi imaginario, aunque tiro más hacia otro tipo de modelos idílicos, más oscuros, salidos de las páginas de Dostoievski y similares.

Por cierto señor, si esta carta le es recibida y no queda en el camino, espero que sea leída también por Bertuccio, gran amigo mío. Y saludos a la señora de usted y de su corazón, Mercedes.


Fmdo: Dr. Gonzo

El Conde de MonteCristo dijo...

plas plas plas. Recibo con satisfacción su diagnóstico y voy a dar orden a Bertuccio para que cocine una buena langosta y diversos manjares orientales mientras le leo su comentario.
Y por último, tápese los oídos y cierre los ojos por favor para que no sepa lo que voy a hacer con Mercedes ;)

saludos,
El Conde