sábado, 13 de septiembre de 2008

Aprovechar el talento: Duffy vs Amy

Como en la parábola bíblica de los talentos, en el panorama musical siempre han existido artistas que han aprovechado las cualidades que la naturaleza les ha dado y otros tantos que las han tirado por el desagüe.

El ejemplo más evidente que existe en la actualidad es el de Duffy y Amy Winehouse. Ambas son como la cara y la cruz de una misma moneda. Separadas por un año de diferencia (24 y 25 años respectivamente), la galesa es rubia y sana mientras que la inglesa morena y prematuramente deteriorada por sus abusos adictivos.

Sin querer hacer leña del árbol caído, la de la "Casa de vino" ha desaprovechado una voz y una singular personalidad como artista, pero sobre todo ha tirado por la borda su salud y su vida. Podemos dar un margen a la esperanza por su juventud y tal vez consiga enmendar sus errores. Aunque a decir verdad, tal vez no le convenga a su cuenta corriente pues soy de los que piensa que la vida destructiva y caótica que lleva la ha hecho vender más discos y a tener más notoriedad en los medios, que su propia música como tal.

En este video la podemos ver cuando estaba más sana y "gordita".

"Stronger than me" live at BBC2 with Jools Holland


Por el contrario, Duffy ha conseguido con su primer disco un gran éxito sin perjuicio de dañar su cuerpo. Su voz, que desde el primer momento me recuerda a esas grandes artistas negras de la Motown de los años 60, es su gran seña de identidad. En este concierto Live at T4 on the beach es una verdadera delicia escuchar en directo "Stepping Stone" y "Mercy", su gran hit.

Parece que le sale tan fácil cantar así que incluso a ella misma le sorprende que le aplaudan por ello. Fijaos cuando termina la canción, cómo pone una cara entre sorprendida y abrumada.

LIVE AT BBC2 with Jools Holland

4 comentarios:

Bruno Pekín dijo...

En mi opinión, comparas una fogatilla con un incendio forestal. No sé mucho de esta Duffy, pero la ví tambien en el directo de (creo) que el festival de Glastonbury y...uff, qué quieres que te diga...huele a participante de Operación Triunfo..cuidando cada nota y olvidándose de lo más importante: el alma. Por contra, los directos que la Amy es capaz de dar cuando quiere son de poner los pelos de punta. ¿Que le viene muy bien tanto malditismo, ser multitóxica y todo eso? Pues tal vez, pero en la misma medida en que a Duffy le vienen bien vender "formalidad y salud". Lo importante es vender una imagen sin fisuras (para la galería) y así encuentras tus feligreses. Springsteen está diciendo "mirad que sano soy, y además católico, apostólico y romano" y Doherty "soy un torturado débil de voluntad y me meto de tó, cualquier día me muero, ya veréis..."...Reduciéndolo a una línea de marketing todo es lo mismo.¿Cómo es cada uno de verdad?...pues vete tú a saber...

Por cierto Conde, vaya viajecitos, Estocolmo, Berlín, Rías Baixas...tú sí que sabes...ya veo que aprovechas los permisos que te dan en el castillo ese...qué tío.

El Conde de MonteCristo dijo...

Pues fíjate que para mí Duffy a sus 24 años apunta muy buenas maneras...Y
ya quisieran muchos de OT cantar como ella. Con un primer disco de éxito y sin grabarlo en Miami con Emilio Stefan.

A mi sí que me parece que transmite, siento disentir contigo blogero pekinés: voz bonita y sugerente, diferente y con personalidad, sensualidad en la voz y en sus gestos...y mucho camino por recorrer. Démosle tiempo que es muy joven aún.

Pero al margen de gustos o percepciones personales, el tema es cómo aprovechan unos su talento y otros lo dilapidan. Y está claro que la díscola Amy, y es una pena porque no está la música para perder alguien como ella, lo está desaprovechando a marchas forzadas.

Los permisos en el castillo son muy escasos pero gracias a mi don de gentes me llevo bien con el que los expide. Y hay que aprovecharlos a tope que luego la vida allí dentro es muy dura! Amenazo con poner más fotos :-)

saludos,
El Conde

ROBERTO MOSO dijo...

Es una rivalidad muy diseñada y prefabricada para crear polémica. Las dos tienen buena voz y la lucen en temas que siempre recuerdan a standarts del soul. La diferencia es que Duffy solo tiene una canción. El resto del disco es bastante turre (pa mí). Desde que Lou Reed salía dándose supuestos txutes en escena (y ahí sigue, más cacahs que la hostia) no me fio de los supuestos candidatos a fiambre inminente. Unos llevan la fama...

El Conde de MonteCristo dijo...

Coincido en que el resto del disco es un poco turre. Tal vez se puedan salvar un par de canciones además de Mercy. Pero el de Amy no le va a la zaga. O por lo menos a mí me aburre.

El futuro de Duffy es esperanzador y promete buenos momentos, mientras el de Amy es todo lo contrario. Aún estando de acuerdo contigo en que unos cardan la lana, Janis Joplin también apuntaba a terminar mal y así fue finalmente. Amy puede ser una Joplin o un Reed, en sus manos está.