jueves, 6 de noviembre de 2008

El tango para Doctor Deseo y Más Birras

La semana pasada cuando escuchaba a Francis, líder de Doctor Deseo, contar la historia de una de sus canciones en el programa musical La Jungla Sonora de Radio Euskadi, me vino al instante una canción similar tanto en su temática como en el título.

Corazón de tango se llama la del longevo grupo bilbaíno Doctor Deseo surgido en 1986. Francis, su autor, explicaba que quería plasmar el después de una ruptura sentimental. Este hecho produce sentimentos encontrados de echar de menos a la persona amada por una parte y tener ganas de fiesta por otra. Un corazón de tango y un cuerpo de jota como dice la letra con un toque canalla. Se incluyó en su tercer disco Fugitivos en el paraíso en el año 1992.

Doctor Deseo - Corazón de tango



La canción con la que la relacioné es Voces de tango del grupo zaragozano Más Birras. Grabada seis años antes en 1986 en los estudios Tsunami de Donosti para su primer mini-LP, trata también (aunque de forma diferente) sobre el mismo tema. Mauricio Aznar, el autor, traza en tono triste y melancólico un escenario en el que el protagonista añora a su antigua pareja y se lamenta de la oportunidad perdida cuando ya es demasiado tarde.

En ambas los dos compositores recurren a la imagen del tango como recurso para describir su estado emocional. Si bien en el caso anterior sabiendo que no iba a funcionar esa relación, el protagonista quiere engañarse por lo que siente, en este es más un sentimiento de culpa por no haber aprovechado sus bazas.

En el 2004 Bunbury realizó una versión de Voces de tango con un buen resultado. No era la primera vez que hacía una adaptación de Más Birras. La única versión que grabó Héroes del Silencio en su carrera fue Apuesta por el Rock & Roll en 1993, recuperándola el maño posteriormente para su repertorio como solista.

Más Birras - Voces de tango

2 comentarios:

ROBERTO MOSO dijo...

¡Que grande es el Bumbu!... siempre homenajeando desinteresadamente a diestro y siniestro. ¡Si no existiera habría que hacer su holograma!

El Conde de MonteCristo dijo...

Le van a pitar los oídos al maño. Pues una de sus primeras canciones se titulaba así precisamente: Hologramas.

El caso es que después de morir Mauricio Aznar en el 2000, no ha dejado de tocar Apuesta por... en ninguna de sus giras y también apareció en su disco en directo de ese mismo año. También es autor de esa canción Gabriel Sopeña, colaborador habitual de Loquillo para más señas.

Próximamente amenazo con una entrada sobre esta canción.