domingo, 25 de mayo de 2008

La prueba del espejo

Hace tiempo que circula por internet un discurso que pronunció Steve Jobs a unos estudiantes en el día de su graduación. El mandamás de Apple les cuenta entre otras cosas una más que interesante teoría: en la vida se conectan puntos hacia atrás.
Teoría que habrá tenido utilidad para más de uno y que por lo menos la ha tenido para Titobeno porque dió título a su blog supongo que basándose en la exposición de Jobs.
También les dice algo que nos debería hacer reflexionar a todos, y que por lo menos a mí sí me lo hace. Cada día él se pregunta delante del espejo si lo que va a hacer lo haría realmente si de verdad ese fuese su último día. Si la respuesta es "NO" de forma continuada, sabe que algo tiene cambiar.

¿Cuántos pasaís la prueba del espejo? A mí me gustaría pasarla y en ello estoy.

(Ambas partes con subtítulos en castellano)
(1ª Parte)



2ª Parte

7 comentarios:

Bruno Pekín dijo...

Un discurso estupendo. Gracias por ponerlo aquí, Conde. Quince minutos muy aprovechables en los que este tío te gana el corazón, la verdad. Por mí, deberían poner este video en las escuelas (con la de horas que se desperdician ahí, pues qué menos). Vengo de comentar tu entrada anterior y veo muchos puntos en común, así que -confidencialmente, Conde- ¿andas pensando en cambiar de curro?¿tal vez una crisis pasajera?¿hay ofertas de la competencia?¿o un giro radical y ponemos un txiringuito en la playa? je,je.

El Conde de MonteCristo dijo...

Jejeje Bruno, has conectado muy bien los puntos como se dice en el discurso. No sé si últimamente se me está potenciando mi vena utópica de querer hacer realmente lo que quiero, o se me está agudizando la sensación de que no quiero malgastar mi tiempo o vete a saber qué.

Super de acuerdo contigo, este vídeo lo tenían que poner en escuelas y universidades. Tal vez no entiendan nada en ese mismo momento pero en un futuro puede que conecten puntos y les resulte muy útil.

Mery dijo...

Francamente, no sé si pasaría la prueba del espejo casi ningún dia.
Un apunte : eso del supuesto cambio radical de vida, de trabajo, de lo que sea, suena a crisis de los 40.....¿es así, Edmundo?
Oh, cuán revueltas andan las aguas también en otros siglos.
Un beso

Arantza Sinobas dijo...

Gracias Conde, me has hecho llorar! Y lo digo de verdad.
En EEUU es muy común este tipo de pensamientos pero siempre lo expresan gente que ha llegado a la cumbre, gente que ha hecho real el tan traido y llevado sueño americano, "american dream"...
Por qué no sale nunca un José García o un John Smith cualquiera, a decir lo mismo?
Eso me mosquea...

El Conde de MonteCristo dijo...

Mery, de momento me quedan unos añitos hasta los 40 y crisis veo sólo la del pepé (risas). Son reflexiones tal vez por una necesidad de reinvención o de percepción del camino a seguir, y de un sentido agudizado de rechazo al que nos quieren marcar.

Arantza = puro sentimiento! Es cierto que sólo se oyen voces de triunfadores y este caso es un buen ejemplo de ello. Por cada uno que consigue algo extradordinario, hay miles que se pegan el tortazo.

ROBERTO MOSO dijo...

Yo me he mirado al espejo y he pensado: ¡hostias, feo de los cojones, que es tu último día! He hecho pira al curro, he pasao de llevar a las niñas a la ikas, me he ido de putas y me he metido un buco de caballo. Ahora resulta que no parece ser mi último día y me han espedientado, me han echao de casa y he pillado gonorrea. Es decir, al final (con todos los respetos) no dejan de ser pajas irreales.

El Conde de MonteCristo dijo...

Tuvo que venir Roberto para jodennnos el txiringuito jeje.
El mensaje de todo esto no es seguirlo al pie de la letra, sino como concepto o filosofía. Es como cuando se dice que no hay que interpretar alguna ley con rigurosidad, sino interpretar su espíritu.

Pero qué hubieras hecho si fuera tu último día?