sábado, 24 de mayo de 2008

Vivir con las botas puestas

Solemos oir en entrevistas realizadas al actor o músico de turno comentar que cuando le llegue despedirse de esta vida le gustaría hacerlo sobre un escenario. Que sería la mayor satisfacción a la que podría aspirar. Que sería lo más grande morir con las botas puestas.

Hoy leemos la noticia que ayer ya reflejaban todos los medios. El montañero navarro Iñaki Ochoa de Olza ha muerto en el Annapurna. Por deseo de la familia su cuerpo se quedará allí, en contacto con la montaña que es donde él quería estar. Sin duda, la expresión más clara de lo que comentaba en el anterior párrafo.

Así como aceptamos que puede ser bonito y a la vez incluso gratificante morir desarrollando tu profesión o vocación, ¿por qué actualmente es una utopía VIVIR con las botas puestas?

Por ejemplo entre los pocos a los que oímos decir que hacen lo que les gusta y que encima les pagan (y extraordinariamente bien, por cierto) es a los futbolistas. Pero los que tienen profesiones más "comunes" y tienen la "suerte" de desarrollar su vocación en un trabajo, o están mal remunerados, o las circunstancias de su empresa, departamento, sector, jefes, compañeros,etc hacen de él un elemento insatisfactorio que incluso les provoque cierto repudio.

Luego se encuentran los que directamente realizan trabajos que no les satisfacen en absoluto. Bien por la propia naturaleza del trabajo o bien porque se desvía de su vocación personal. Actualmente en esta sociedad consumista en la que nos encontramos, si no nos gusta un artículo o producto que compramos, lo devolvemos y lo cambiamos por otro. Y algo tan importante como hacer lo que a uno de verdad le llena, en muchísimos casos es algo más que una quimera.
Y digo yo, ya que estamos aquí 4 días, ¿por qué nos vemos metidos en esta rueda que nos hace percibir lo "normal" como algo inalcanzable o casi de locos?

6 comentarios:

vidasecreta dijo...

No sé por qué las cosas son así, pero tienes toda la razón. Es triste que muchos hayamos terminado por aceptar como realidad indiscutible que en este mundo sólo pueda haber dos posibilidades:

a) currar en lo que te gusta y pagar el precio, es decir: ganar poquísimo
b) tener buen sueldo y pagar el precio, es decir: hacer un trabajo que odias

... en fin, tampoco veo cómo o por dónde se podría arreglar, pero que la cosa apesta, apesta a podrido que te mueres.

un saludo,

Martha

Bruno Pekín dijo...

Sí. Sí. Sí. El sistema es así de cruel, así de cabrón...pero (y ya sé: soy un plasta, un obseso compulsivo) ¿qué hacemos nosotros? Bien poco. Cagarnos patas abajo, más bien, aferrarnos a lo seguro, al sueldito fijo y la jubilación prometida- si nos toca en suerte, que ya es la leche- cueste lo que cueste (no te digo ya si además voy a jugar con el pan de mis hijos, pobres, solo por subir al Annapurna ese o dedicarme un año a viajar o a hacer pasteles...), soy adulto, así que cierro los ojos y tiro para adelante no vaya a ser que si me quejo me hundan los muy cabrones, me dejen con el culo al aire, que eso es de imbéciles joder, así que renuncio a todo como si fuera inmortal, sin darme cuenta de que pasado mañana lo mismo derrapa el coche y se apaga la luz o ese dolorcito tenue y persistente resulta ser un cancer de nada y se acabó, mira por dónde, que hasta igual luego, una vez fiambre, resulta que no hay ná de ná, hay que joderse tú...pero eso sí, correcto fuí correcto de la ostia...hasta el jefe me vino al funeral tú, que sepas. Y todo el mundo (lo está diciendo el cura ahora mismo) piensa de mí que fuí educado, sensato y amigo de mis amigos. Un capullo ejemplar.

El Conde de MonteCristo dijo...

Has plasmado perfectamente y desde las vísceras uno de los mensajes que traslada Steve Jobs: que la idea de que podemos perder algo, no tiene nada que hacer en cuanto pensamos de que la muerte nos espera en cualquier momento.
Somos ovejitas formales y no somos incómodos para el pastor del rebaño.

Arantza Sinobas dijo...

Pues akí está una que dice eso de "mi trabajo es mi hobby" y que "encima me pagan" pero no soy futbolista, no.
Cada vez que tengo el placer de trabajar me invade una sensacion que ni la mejor droga del mundo puede proporcionar!! Es un extasis y me siento como Dios..! pero quizá por eso el néctar divino es caro y hay que pagar un jodido precio por él. Yo no he caído en lo fácil aunque rentable, jamas y no tengo ni casa ni coche ni propiedades(asi está mi madre de contenta...)pero... tampoco trabajo. Tendría tanto que contar! No es nada, nada fácil vivir tu sueño en la realidad, en la vida real. Y yo llevo años haciéndolo eh? Así que algo de autoridad en el tema tengo. Y aunque pelees dejandote la piel, en la mayoría de los casos no ganarás. Está bien que haya gente lanzando bonitos discursos al mundo porque en cierta medida son sopa de pollo para el alma pero de momento, ganan los "malos". Hay veces que una se pregunta si merece la pena tanto esfuerzo y tanto desgaste anímico y si, al final, no son más felices los que viven sin más, en un estadio de seminebulosa inconsciente. Yo no hubiera podido pero el resultado es que llevo cinco años en el desierto, muriendo de puritita sed, como dirian en el país de mi amiga Martha. No quiero ser la aguafiestas pesimista y ceniza. Sólo digo que tampoc es tan fácil liarse la manta a la cabeza y saltar al mundo, que alguien me recogerá...Este mundo lo disfrutan quienes menos pasión sienten por él. Así está montado, pa cuatro y sus colegas.
Pero, aun y todo, y como mensaje final, vuelvo al principio: YO SOY DE LAS QUE AMA LO QUE HACE Y HA HECHO SIEMPRE LO QUE MAS LE HA GUSTADO, A PESAR DE TODO Y TODOS.Y así sigo...
Ole mis cojones( para los puristas, tetas)!!!!

El Conde de MonteCristo dijo...

Después de lo que has dicho Arantza poco más puedo decir. Enlazando con lo que ha dicho vidasecreta, los que consiguen hacer de su hobby su profesión, generalmente pagan un precio, como has contado tú de forma descarnada.
Creo que todos nosotros tenemos la obligación de soñar y de tratar de alcanzar lo que parece inalcanzable. Pensemos que alguna vez ganarán los "buenos" como en las pelis de indios y vaqueros.

Arantza Sinobas dijo...

Ay, Conde! que en las pelis de indios y vaqueros, los buenos son LOS INDIOS!!!!!
Lo ves? Ése es el problema: nos manipulan para que veamos las cosas como interesa que se vean...
Pero a pesar de verlo tan claro, sigo peleando contra ellos!
Es mi naturaleza. Y tb sé que moriré en el intento.
Pero tb te digo que nada me gustaría más que ver una macrorebelión de espíritus sedientos de justicia y de ocupar su sitio por derecho en el mundo, joder! Que no hay NADIE que sea ciudadano de segunda en este planeta, aunque unos pocos estén empeñados en hacernos creer!!
FUERA EL MIEDO! GUERRA ABIERTA CONTRA EL CONFORMISMO!
ALLONS, ENFANTS...!!!!! DESPERTAD!! Que ya es hora, que se lo están comiendo todo cuatro jetas!