lunes, 24 de agosto de 2009

Vacaciones De Verano

Ya me ha llegado el día X. Ese fatal día de la vuelta al trabajo después de las vacaciones. Parecía lejano cuando un mes antes hacía el camino a la inversa. El tópico de que pasan rápido y que lo bueno termina pronto, conmigo se cumple al 100%. Por qué? Por qué se han acabado? me pregunto amargamente y de forma lastimera. Sólo me falta aullar como un lobo por la noche, como esos que veía de pequeño en el programa de Félix Rodríguez de la Fuente y que tanto pavor me daban.

Empezaba allá por finales de julio con un intensísimo y espectacular concierto del Boss (más Boss que nunca) Bruce Springsteen en San Mamés. Continuaba con una inolvidable estancia en el Baix Empordá de Girona. Inolvidable por su costa, por su paisaje, por sus pueblos y por la especial amabilidad de la familia del hotel en el que nos alojamos. Seguía por una ciudad europea de postal como Praga, con sus puentes sobre el imponente río Moldava (Vltava en checo), su reloj astronómico multitudinariamente fotografiado, su "Lado Pequeño" y la ciudad vieja, sus colinas, su cerveza (en especial la negra elaborada por la cervecería con solera U Flecku) y la casa veraniega de Mozart.

Y terminaba en casa, en la Aste Nagusia de Bilbao. Me hubiera gustado ver más conciertos que los que vi de Zarama, Fanfare Ciorcalia sugerido por Roberto Moso, (no te mortifiques) y Los Secretos, pero como suele ocurrir hay circunstancias que me lo impidieron. Salir con mi pareja y amigos/as y los citados conciertos fue lo mejor. El resto me sobra. Los guarros, los babosos, el mal olor, el descontrol y la licencia, que no comparto, de que todo está permitido en fiestas ocupa la parte negativa. Bueno, hay una más.
Las inaguantables canciones que hay que soportar año tras año. Este año le he cogido manía a una, que aunque no está de actualidad no sé por qué no he parado de oirla. Y para más cojones es de una película de Disney. Es esa que no para de decir Chihuahua. Recuerdo especialmente otra hace ya muchos años, en las fiestas del año 88, que acabé odiándola y que desde entonces no la aguanto. Es la que cantaba Eddy Grant a favor de Johannesburgo y se llamaba Gimme Hope Joanna. La que se gana la palma de todas es la que es santo y seña de las fiestas, la canción de Marijaia de Kepa Junkera. Dios, qué suplicio. Cada vez que veo llegar agosto y la semana grande, me echo a temblar sólo de pensar que la tengo que escuchar hasta en la sopa. Y lo cojonudo es que cuando la ponen en las txosnas la gente despierta de su letargo y se ponen a bailarla con inusitada alegría. Me produce urticaria la canción pero también la Marijaia en sí. Quién fue el diseñador de semejante espectro? Quería provocar pesadillas a los niños? Lo hizo en colaboración con una Agatha Ruiz de la Prada colgada de LSD?

La verdad es que no tengo suerte con las canciones de Kepa Junkera. Porque las que hizo para ese sacacuartos del Athletic Bihotzez tampoco le van a la zaga. La que compuso él sólo Harrobiaz Harro sigue la misma tónica plasta de las anteriores pero la que hace junto al "cantautor" Tontxu es el culmen de la horterada. El Aurrera Aurrera Athletic parece una mezcla de Xuxa con Torrebruno. Me imagino que la letra es obra de Tontxu. No comment. Que le pongan un sillón en la RAE.

Aquí os dejo la puntual Badator Marijaia que todos los años tenemos que sufrir en fiestas. Ayer terminaron y dicen que ya falta menos para las del año que viene. Nooooooooooooooooooo.

4 comentarios:

Roberto Moso dijo...

Pues mira por donde. No voy a pinchar ese video a no ser que me lo propongan en Intxaurrondo.
Animo Conde. Ya lo cantaba tu admirado Raphael: "El trabajo honra a la persona/ y le da la felicidad/ Porque él siempre/ Te acompaña/ Y es el amigo mas fieeeeel/

El Conde de MonteCristo dijo...

Ni con esas. Lloro desconsoladamente como los niños en su primer día de clase: Buaaaaa Buaaaaaaaaaaa.

El gramático pardo dijo...

Yo, como soy del Barsa, y lo digo con respeto deportivo, creo que tengo más suerte.
A nosotros nos canta el himno Joan Manuel Serrat.

El Conde de MonteCristo dijo...

Y las fiestas de la Mercé tienen su "canción"?